fbpx

Beneficios saludables del consumo de las setas y el champiñón

Los consumidores se preocupan cada vez más por mantener una dieta equilibrada y saludable, lo que conduce a incluir alimentos sanos y con un alto valor nutricional.

Las setas están muy bien valoradas en el mundo gastronómico gracias a sus propiedades nutricionales, organolépticas y su sabor. En nuestra anterior entrada, se habló sobre las propiedades nutricionales de este hongo comestible lo que nos conduce hoy a enumerar los beneficios saludables del consumo de las setas y el champiñón.

Estos alimentos presumen de un sabor desconocido para muchas personas y que es el más difícil de describir, el umami. Esta palabra, de origen japonés, significa sabroso y es conocida como el quinto sabor.

El umami se suma a la lista de amargo, salado, ácido/agrio y dulce. De esta forma, las setas y el champiñón se convierten en un ingrediente versátil que consigue potenciar el sabor del resto de ingredientes del plato logrando así una receta deliciosa y rica en nutrientes.

Los cinco tipos de sabores que puede disfrutar el paladar

Beneficios del umami

El sabor umami, y más concretamente su ingrediente principal, el glutamato, se utiliza para reducir la ingesta de sal. Este componente consigue disminuir el contenido de sal entre un 30-40% sin que afecte a la gustosidad o palatabilidad de la receta. Así mismo, la ingesta de glutamato aumenta la secreción de jugos digestivos e insulina lo que mejora la digestión y regulación de funciones gastrointestinales.

Beneficios saludables del consumo de las setas y el champiñón

El doctor en Medicina Yukio Hattori, fundador de la prestigiosa Escuela Hattori de Cocina y Nutrición, afirmó en el Congreso Internacional de Micología que “los hongos son muy saludables y buenos para la salud, hay que darles mucha importancia porque tienen fibra, vitaminas y minerales”. 

La setas, a parte de ser un buen ingrediente para numerosos platos por su rico sabor y el toque especial que le da, también aporta interesantes beneficios para la salud.

Setas saludables
Antienvejecimiento.

Dada la gran cantidad de antioxidantes (polifenoles, flavonoides, vitamina C…) se promueve la oxigenación celular y se combate los radicales libres.

Mejoran el aspecto de la piel.

Las setas son ricas en agua y ello permite hidratar bien la piel. La seta shiitake contiene mucha cantidad de cobre, un oligoelemento esencial para la fabricación de colágeno que permite mantener la tersura de la piel. 

Buenas para reforzar el sistema inmunitario.

En general todas las setas aumentan la producción de citoquinas, unas células que ayudan a combatir las infecciones. También contienen polisacáridos y vitaminas, compuestos fundamentales para un buen funcionamiento del sistema inmune y las defensas naturales del organismo. 

Alcalinas y desintoxicantes.

Las setas son alimentos alcalinos que ayudan a regular el nivel de acidez en el organismo y que contienen buenas cantidades de selenio. Este compuesto desempeña un papel esencial en la función del hígado y actúa como un desintoxicante natural.

Aliadas para los diabéticos.

Las setas tienen un bajo índice glucémico y se digieren con lentitud, por lo que no afectan significativamente al nivel de azúcar en sangre ni generan picos de insulina. Por ello, son alimentos muy recomendables para personas que sufran de diabetes.

Buenas para la mente.

El «portobello» es especialmente rico en hierro y magnesio, dos minerales indispensables para el buen funcionamiento de los neurotransmisores situados en el cerebro y el sistema nervioso. Por ello, su consumo protege la capacidad mental.

Eficaces contra el cáncer.

En la cultura japonesa, las setas han sido consideradas durante centenios unos alimentos muy eficaces contra el cáncer. Lo cierto es que la shiitake contiene proteínas llamadas lectinas, que estimulan el sistema inmunológico y, según muchos estudios, pueden inhibir el crecimiento tumoral.

Antiinflamatorias y cicatrizantes.

Los hongos comestibles también son ricos en vitamina D, un compuesto que favorece la cicatrización de la piel y muy utilizado en cosmética para combatir eczemas, rosáceas y acné.

Regulan el colesterol y la presión arterial.

Las setas no contienen colesterol. Algunas variedades, como la shiitake, fluidifican la sangre y protegen las paredes de los vasos sanguíneos, por lo que ayudan a mantener un nivel de tensión arterial adecuado.

Actúan contra la caída del cabello.

La anemia es una de las causas más comunes de la pérdida y caída del cabello. Las setas son una buena fuente de hierro, y de otros minerales como el selenio y el cobre, fundamentales en la formación de queratina y en el suministro de nutrientes vitales a los folículos pilosos.

Además, el consumo de las setas colabora con otros factores de riesgo claves en otras enfermedades crónicas como el sedentarismo, la obesidad, la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y el consumo insuficiente de frutas y verduras. Las setas no son medicamentos pero sí un buen complemento para tu dieta habitual.


“Una alimentación es saludable cuando sirve para conservar o restablecer la salud corporal o favorece el buen estado de salud disminuyendo el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con ella” (González,2010).

Referencias
Chavarrías, Marta. (2017, septiembre 27).  Sabor umami, ¿qué alimentos lo tienen?. El Diario. 
Farmacia Galeno. (2017, noviembre 11). Beneficios saludables de las setas [Entrada blog]. 
La Razón. (2014, octubre 28). Los hongos y setas, fuentes de «umami» y de longevidad. 
Roncero, Irene. (2015). Propiedades nutricionales y saludables de los hongos.
Comparte:

Leave a Reply

Your email address will not be published.