Champiñones y setas Meli - Como cultivar setas de cardo en casa

Champiñón Portobello (Agaricus Brunnescens)

Características del paquete

Descripción

El champiñón Portobello (Agaricus Brunnescens) es una variante del tradicional champiñón blanco, muy apreciados en gastronomía y considerados como setas exóticas. A diferencia del champiñón tradicional, poseen una consistencia mucho más firme y un sabor ligeramente más dulce. Aunque la principal diferencia que podremos apreciar el es color de un intenso marrón que posee su copa, si bien una vez laminado o cortado descubriremos que en su interior es completamente blanco, al igual que otras variedades.

Antes de consumirlos, debes dejarlos bien limpios. Para ello bastará con lavarlos debajo del grifo con agua abundante, frotándolos con cuidado para no dañarlos o arañarlos. Si los vas a guardar, es recomendable secarlos con un papel antes de guardarlos en la nevera, pero si los vas a consumir, no será necesaria esta precaución.

Origen del Champiñón Portobello

Sobre el origen de éste curioso ejemplar hay diversas teorías. Algunas de ellas apuntan a la famosa avenida londinense «Portobello Road» bajo la suposición de que fuera en éste lugar donde se iniciara su comercialización. Otras teorías apuntan a un nombre comercial ideado en pos de una campaña de marketing con la intención de popularizar un producto que en aquellos entonces no se encontraba entre los favoritos del consumidor medio.

Conservación

Al igual que cualquier otra seta, lo ideal para los Champiñones Portobello es consumirlos en el mismo momento de su recolección. No obstante, si no puedes aprovecharlos en el momento y deseas guardarlos, puedes conservarlos en la nevera hasta cinco días sin problemas.

Otra forma ideal de conservar esta sabrosa seta es congelarla una vez cocinada. Recuerda que tanto setas como hongos no se pueden conservar congelándolos directamente, ya que tanto su sabor como su textura se ven bastante afectados.