fbpx

Conoce los tipos de hongos comestibles que ofrece tu bosque y sus cualidades

Como cada año, centenares de personas comparten la misma afición y pasean por sus montes, pinares o bosques con un mismo objetivo: encontrar setas comestibles y disfrutar de un buen paseo por su entorno.

El otoño es la mejor época del año donde crecen las setas, por lo que nos encontramos ante la mejor etapa para recorrer los bosques y pasear por sus senderos con las cestas. Hay que prestarle mucha atención al paisaje que nos rodea porque puede ofrecernos diferentes hongos comestibles. No sólo se trata de una actividad divertida y educativa, sino que también es saludable y nos permite llenar nuestras cestas con setas de temporada.

¡Ha llegado el momento de experimentar sabores y potenciar nuestras recetas con las setas y el champiñón! ¿Te animas?

Como buen aficionado al mundo micológico es importante que conozca e identifique los distintos tipos de setas comestibles que se puede encontrar en su camino durante el otoño. Debe prestar especial atención ya que muchas setas presentan numerosas especies similares que son tóxicas.

Cuando se enfrente al problema de identificación y no reconozca muy bien la seta ¡nunca la recoja!, aunque huela muy bien y tenga un aspecto llamativo. Tampoco recolecte aquellas que presenten mordidos o arrancados por animales ni las que estén demasiado maduras o pequeñas.

Las especies de setas que nacen en otoño son cuantiosas ya que el clima favorece a su crecimiento. Las setas de cardo son las más abundantes en España y presumen de un buen reconocimiento social junto con los níscalos.

No obstante, la variedad de hongos comestibles es amplia y desde Setas Meli haremos un reconocimiento a las trompetas de los muertos, boletus, los rebozuelos, las setas de los césares (también conocida como oronjas), trompeta amarilla, angula de monte, pie azul y lengua de vaca.

Tras leer estos tipos de setas con nombres tan peculiares ¿te animas a conocerlas?

SETAS DE CARDO

La seta de cardo es generosamente reconocida, posiblemente sea la más popular de todas las setas. Este alto reconocimiento es gracias a su sabor y a sus propiedades nutritivas y saludables, por lo que su consumo es muy recomendado.

Presenta una carne muy sabrosa y tierna, perfecta para cocinarlas a la plancha o con una buena combinación de alimentos.

NÍSCALOS

Los níscalos son los más buscados debido a sus cualidades culinarias ya que su carne es muy buena y es relativamente abundante.

Desprende un olor frutal y su sabor es muy agradable para los paladares. Es común que se consuman fritos o asados a la parrilla, aunque también son excelente guarnición para añadir a otras recetas.

SETAS BOLETUS

Estas setas poseen una carne blanca e inmutable al contacto con el aire. Es dura cuando el ejemplar es joven y se va volviendo más esponjosa con la edad. Presenta un olor fúngico agradable y sabor a avellana.

Podemos encontrarla en diferentes hábitats como pinares, robledales, hayedos, abetales, e incluso en jarales.

SETAS DE LOS CÉSARES

Las setas de los césares también son conocidas como oronjas, y no se empezaron a consumir hasta el siglo XX en España. Este hongo comestible tiene la carne blanca y ligeramente amarilla bajo una fina capa que protege el sombrero.

Su olor es ligero y agradable y de sabor algo dulce con aromas de frutos secos. Puede consumirse cruda, cortada en láminas con unas gotas de aceite de oliva virgen y un poco de sal, o a la plancha.

TROMPETA AMARILLA

Esta seta es conocida también como angula de monte. Son de las más apreciadas por los aficionados micológicos y por el mundo gastronómico debido a su sabor suave y por el olor fuerte y agradable a frutas que desprende.

Gracias a estas cualidades, más su aparición con abundancia, este hongo se posiciona entre las setas más valoradas.

TROMPETA DE LOS MUERTOS

Esta seta es llamativa al diferenciarse completamente del resto. No presenta ni láminas ni pliegues bajo su sombrero. Además, su nombre peculiar le va a permitir recordar su época de aparición, ya que suele coincidir con la festividad de todos los santos (1 de noviembre).

Este hongo precisa de mucha humedad ambiental por lo que los hayedos son el lugar ideal para buscarlas.

En cuanto a su consumo tiene poca carne, pero es muy agradable  para el paladar.Desecada y reducida a polvo es un buen condimento para el resto de los alimentos.

¡Debes saber que, no todos los bosques están preparados para esconder hongos comestibles por sus zonas! Las setas sólo crecen cuando se dan las condiciones climáticas necesarias y se encuentran en un tipo de suelo determinado.

Estos hongos comestibles necesitan agua abundante y temperaturas suaves y agradables para nacer. Por esta razón, el otoño es la estación favorita del reino micológico.

LAS MEJORES ZONAS PARA COGER SETAS EN ESPAÑA

Cada vez más, son las personas aficionadas a la recogida de hongos comestibles. Es una actividad en puro auge en España que te permite explorar los bosques de tu zona y llevarte un rico manjar en tu cesta.

No obstante, debes ir concienciado de que muchas veces puedes volverte con la cesta vacía ya que el crecimiento de la seta no sólo depende de las condiciones climáticas, sino también de la interacción del hombre y los animales con el bosque.

A continuación, le mostraremos un listado con los lugares idóneos para coger setas en España.

Valle de Ambroz, Extremadura.

Este valle ofrece una gran variedad de setas entre las que destacan los níscalos, setas de los césares y las boletus aereus.

En Extremadura también hay que destacar La Vera por su gran abundancia de setas.

Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, Andalucía.

Esta sierra brinda a los aficionados de la micología un buen número de diferentes especies de setas, destacando los níscalos, cardos cucos, las cagarrias, las setas de chopo o las barbudas.

Sierra de Guadarrama, Madrid y Castilla y León.

Esta sierra ubicada en el centro de la península es un buen lugar para coger setas. Concretamente, si sigues el sendero que parte de Pinolobero encontrarás una pinada con diferentes tipos de hongos, siendo los boletus, s etas de cardo y níscalos los más frecuentes.

Bosque de Muniellos, Asturias

En este bosque crecen hasta 400 especies distintas de setas, lo que se convierte en uno de los mejores lugares para esta afición.

La Reserva Natural Integral de Muniellos fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en el año 2000.

Berguedà, Cataluña.

Berguedà es la mejor zona de Cataluña para buscar setas. En ella podrás encontrar níscalos.

En la localidad de Montmajor se ubica el Museo de Arte del Bolet donde podrás contemplar 500 figuras de setas de cerámica.

En Cataluña también destaca el Parque Natural del Montseny, el cual presume de níscalos, trompetas o negrillas.

Gorbea, País Vasco

Un lugar precioso en el que podrás conectar con la naturaleza. En esta zona los hongos nacen en grandes cantidades y llamativos tamaños por los suelos de los hayedos y robledales.

Antes de coger la cesta, es importante informarse de las condiciones de recogida por el gobierno vasco.

También hay que hacer especial mención a al Valle de Hecho (Huesca), Sendero Micológico de Unzué (Navarra), Navaleno (Soria) y Rabanales (Zamora).

Y ahora que ya conoces las diferentes zonas, las condiciones climáticas adecuadas para el crecimiento de las setas y los diferentes hongos comestibles que te puedes encontrar, ¿te animas?.

Leave a Reply

Your email address will not be published.